En Que Creemos..

La Trinidad: 
Creemos en un único Dios, quien existe en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo (Juan 15:26), y que son eternos e iguales en su dignidad y poder (Mateo 3:16-17)

La Biblia:
Creemos que la biblia es la palabra de Dios, inspirada verbalmente y sin error en su forma escrita originalmente. Creemos que la biblia es la única regla de fe y práctica para el cristiano (2 Timoteo 3:16; 2 Pedro 1:21).

El Plan de Salvación: 
Creemos en Jesucristo, concebido del Espíritu Santo (Mateo 1:20), nacido de la virgen María (Lucas 1:35), cuya muerte en la cruz para la redención de los pecadores ha provisto una propiciación suficiente y completa para la culpa de ellos (Efesios 1:7). El resucitó de la muerte para nuestra justificación (Romanos 4:25), ascendió al cielo, y ahora está sentado a la diestra del Padre, intercediendo por todos para que vengan a Dios por medio de El (Hebreos 7:25). Aguardamos “la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:13), y creemos que al fin todas las cosas serán sujetas a Dios por El (1 Corintios 15:25-28).

La Iglesia: 
Creemos que la iglesia verdadera, que es el cuerpo de Cristo (Efesios 1:23), es formada por la acción del Espíritu Santo en todos los que confían en Cristo como Salvador. (Efesios 2:22 y 1 Corintios 12:13).

El Ministerio Cristiano: 
En vista del último mandato de Cristo (Mateo 28:19, 20) y consientes de la condición perdida de todos los que no han aceptado el mensaje del evangelio (Juan 3:18,36), creemos en la urgencia de que cada cristiano responda a la Gran Comisión de Cristo. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquél que en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Inspiracom está dedicada a la tarea de tomar parte en llevar a cabo el plan de Dios en esta época, de conformidad con el último mandamiento de Nuestro Salvador de ser “testigos…hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8). Con los medios que Dios ha puesto a nuestra disposición, el mensaje del evangelio que “es poder de Dios para salvación a todo aquél que cree” (Romanos 1:16), literalmente se lleva a lo último de la tierra. Además, procuramos cumplir con el mandamiento de Nuestro Salvador de enseñar a todas las naciones (Mateo 28:20), así como evangelizarlas.